En pocas ocasiones se puede establecer una historia y una relación tan paralela como la que han mantenido a lo largo de casi un siglo Unión Suiza y Patek Philippe. Es extraordinario que un detallista pueda presumir de tener la misma antigüedad que Patek Philippe y este es el caso de Unión Suiza y de su saga familiar. Los orígenes se remontan a 1840, cuando Jaume Vendrell y Francisca Castellá establecen un comercio y taller de joyería en Barcelona, tan solo un año después de que Antoine Norbert de Patek y François Czapek fundaran en 1839 Patek, Czapek & Cie.

Unión Suiza es una marca de origen barcelonés, pero no es exagerado afirmar que la mitad de su corazón es suizo. El propio nombre de la marca lo indica y lo confirman hechos realmente extraordinarios como que la familia Vendrell construyera en Suiza, en la población de La-Chaux-de-Fonds, su propia manufactura relojera con más de 400 empleados.

Todos estos genes suizos no podía derivar de otra forma que en una estrecha relación entre Unión Suiza y Patek Philippe, la firma que ha liderado prácticamente desde su fundación la relojería mecánica del más alto nivel. Una historia tan longeva como la de Unión Suiza también comporta que resulte difícil establecer con precisión cuando se inicia la relación comercial entre Unión Suiza y Patek Philippe.

Unión Suiza & Patek Philippe

En pocas ocasiones se puede establecer una historia y una relación tan paralela como la que han mantenido a lo largo de casi un siglo Unión Suiza y Patek Philippe. Es extraordinario que un detallista pueda presumir de tener la misma antigüedad que Patek Philippe y este es el caso de Unión Suiza y de su saga familiar. Los orígenes se remontan a 1840, cuando Jaume Vendrell y Francisca Castellá establecen un comercio y taller de joyería en Barcelona, tan solo un año después de que Antoine Norbert de Patek y François Czapek fundaran en 1839 Patek, Czapek & Cie.

Unión Suiza es una marca de origen barcelonés, pero no es exagerado afirmar que la mitad de su corazón es suizo. El propio nombre de la marca lo indica y lo confirman hechos realmente extraordinarios como que la familia Vendrell construyera en Suiza, en la población de La-Chaux-de-Fonds, su propia manufactura relojera con más de 400 empleados.

Todos estos genes suizos no podía derivar de otra forma que en una estrecha relación entre Unión Suiza y Patek Philippe, la firma que ha liderado prácticamente desde su fundación la relojería mecánica del más alto nivel. Una historia tan longeva como la de Unión Suiza también comporta que resulte difícil establecer con precisión cuando se inicia la relación comercial entre Unión Suiza y Patek Philippe.

Si consultamos el término “Patek Philippe” en la hemeroteca de “La Vanguardia”, un auténtico tesoro de información histórica, la primera entrada que encontramos data del 18 de noviembre de 1928. Se trata de un imponente espacio publicitario de Unión Suiza en el que anuncia la inauguración de su establecimiento de Rambla de Catalunya. En él se destaca su especialización en la relojería suiza y las prestigiosas marcas que se ofrecerán en dicho establecimiento. La primera de ellas es Patek Philippe. Este protagonismo se reproducirá en todos los anuncios que Unión Suiza publicará a partir de entonces en este centenario medio de comunicación, en los que invariablemente Patek Philippe aparece como la marca más destacada.

Es por tanto lógico deducir que la relación comercial entre Unión Suiza y Patek Philippe se inicia durante la etapa de Carlos Vendrell Paradís, abuelo de la actual generación de los Vendrell y artífice del estrecho vinculo de la familia Vendrell entre Suiza y España. Carlos Vendrell fue quien estableció la manufactura de la familia en Suiza y probablemente también fue quién logró que las principales firmas suizas se distribuyeran a través de sus establecimientos. En consecuencia, también se puede afirmar que la relación entre Unión Suiza se inició antes incluso que los hermanos Jean y Charles Henri Stern tomaran las riendas de Patek Philippe.

Esta relación de privilegio entre Unión Suiza y Patek Philippe se ha mantenido y se ha fortalecido a lo largo de casi un siglo. Solo cabe visitar el imponente establecimiento de Unión Suiza en la Diagonal Barcelonesa para apreciar de inmediato el espacio dedicado en exclusiva a Patek Philippe, un entorno donde se reproducen todos los códigos estéticos de la firma ginebrina.

La discreción es un factor inherente a los valores de Unión Suiza y de Patek Philippe. Ninguna de las dos firmas nos confirmará las grandes piezas vendidas a relevantes personajes de la sociedad y a importantes coleccionistas, pero es seguro que una gran parte de los relojes icónicos de Patek Philippe que se han vendido en España han llegado a las manos de sus propietarios a través de Unión Suiza.

Son ya cuatro las generaciones que han transcurrido desde los tiempos de los hermanos Charles y Jean Stern y de Carlos Vendrell a los mandos de Patek Philippe y de Unión Suiza respectivamente. Este es otro de los factores fundamentales de encuentro entre ambas firmas; su condición de empresas familiares. Ello les permite mantener su total independencia y les otorga la capacidad de mantener su filosofía a lo largo de décadas sin estar supeditados a las exigencias de inversores externos, un condicionante que sufren la mayoría de empresas actuales.

Patek Philippe siempre se ha distinguido por su fidelidad con los detallistas históricos que han transmitido los valores de Patek Philippe a lo largo de décadas. Así es y así seguirá siendo de firme la relación entre Thierry Stern y los hermanos Lluís, Xavier, Cesar y David Vendrell, los últimos descendientes de sus sagas familiares y actuales cabezas visibles de estas dos históricas empresas relojeras.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.