En pocas ocasiones se puede establecer una historia y una relación tan paralela como la que han mantenido a lo largo de casi un siglo Unión Suiza y Patek Philippe. Es extraordinario que un detallista pueda presumir de tener la misma antigüedad que Patek Philippe y este es el caso de Unión Suiza y de su saga familiar. Los orígenes se remontan a 1840, cuando Jaume Vendrell y Francisca Castellá establecen un comercio y taller de joyería en Barcelona, tan solo un año después de que Antoine Norbert de Patek y François Czapek fundaran en 1839 Patek, Czapek & Cie.

Unión Suiza es una marca de origen barcelonés, pero no es exagerado afirmar que la mitad de su corazón es suizo. El propio nombre de la marca lo indica y lo confirman hechos realmente extraordinarios como que la familia Vendrell construyera en Suiza, en la población de La-Chaux-de-Fonds, su propia manufactura relojera con más de 400 empleados.

Todos estos genes suizos no podía derivar de otra forma que en una estrecha relación entre Unión Suiza y Patek Philippe, la firma que ha liderado prácticamente desde su fundación la relojería mecánica del más alto nivel. Una historia tan longeva como la de Unión Suiza también comporta que resulte difícil establecer con precisión cuando se inicia la relación comercial entre Unión Suiza y Patek Philippe.

Tiendas

BARCELONA

Avda. Diagonal, 482
Tel.: 934 161 111

Espacio Patek Philippe

Patek Philippe:
símbolo de excelencia relojera

Ser propietario de un reloj Patek Philippe significa pertenecer al exclusivo mundo de la excelencia y de la perfección a la que muy pocas manufacturas llegan. Un reloj Patek Philippe es mucho más que un reloj que ofrece funciones horarias. Es una filosofía de vida, es a la vez un testigo de un extensísimo patrimonio relojero.

En palabras de la manufactura, “como guardianes de la calidad y el espíritu Patek Philippe, ponemos todo lo que está a nuestro alcance para seguir produciendo los mejores relojes del mundo para esta generación y para las siguientes”.

La cruz de Calatrava

Sello distintivo de la valentía e independencia: el 27 de abril de 1887 Patek Philippe registró oficialmente la Cruz de Calatrava como elemento identificativo de la marca. Se trata de un símbolo estético y atractivo que representa de forma excelente los valores de Patek Philippe y el horizonte a largo plazo de su filosofía corporativa.

Este símbolo está presente en todos y cada uno de los relojes, dependiendo del modelo es visible en masas oscilantes, en los protectores de los volantes de inercia o asimismo en las coronas y brazaletes.

El nombre Calatrava da nombre también a una familia completa de guardatiempos que representan la esencia pura del clasicismo y claro signo de elegancia.

Diez valores fundacionales

Desde sus orígenes Patek Philippe estableció diez valores que resumen su filosofía de excelencia y la esencia misma de su vocación. Todos ellos identifican y definen a la manufactura. Independencia: Patek Philippe puede presumir de ser desde sus orígenes y aún en la actualidad una manufactura no perteneciente a ningún grupo relojero lo que le otorga libertad para seguir su propio camino. Tradición e innovación: estos dos valores perpetúan la tradición relojera ginebrina buscando la perfección a su vez que el espíritu innovador ha dado como resultado más de 80 patentes de entre ellas una veintena de gran importancia para la historia de la relojería. Calidad y Oficio, Exclusividad, Valor, Estética, Servicio, Emoción y Legado constituyen los otros valores fundacionales.

Sus colecciones icónicas

Patek Philippe cuenta con determinados modelos y colecciones que se han convertido en verdaderos iconos de la relojería. Las colecciones Calatrava, Gondolo, Ellypse d’Or, Nautilus o Aquanaut junto a los múltiples versiones con Calendarios Anuales, perpetuos, repetición de minutos, tourbillones, cronógrafos u horas Universales entre muchos otros se han convertido en verdaderas obras de arte codiciadas y valoradas por coleccionistas y subastas. Son todos ellos piezas de excepción cuyo valor perdurará con el paso de los años. Entrar a formar parte del universo Patek Philippe es entrar en un mundo donde la excepción es la regla.

Modelos

En el campo de los relojes complicados Patek Philippe se desenvuelve con suma facilidad. Su vasta experiencia acumulada tras el paso de los años le permiten afrontar con total confianza cualquier complicación relojera. Y los relojes world timer con doble huso horario y funciones de cronógrafo no son una excepción.

Los relojes World Timer de Patek Philippe. Louis Cottier (1894-1966) fue un genio relojero adelantado a su época y se le considera el padre de los relojes World Timer. No en vano fue el creador del disco giratorio interno en el que se detallaban los nombres de las principales ciudades de las diferentes zonas horarias. La relación entre Cottier y Patek Philippe fue muy fructífera y de ella nacieron decenas de versiones con hora mundial a partir de 1937.

De entre los distintos modelos con función horas del mundo u hora universal que ha creado la firma ginebrina destacamos las referencias 5110, 5130, 5131 o 7130 en cuyo interior encontramos el calibre de carga automática 240 HU “Hora universal”. Este mecanismo patentado por Patek Philippe en el año 2000 está basado en un dispositivo de sincronización inédito que permite mediante un pulsador asegurar la corrección de los discos de las ciudades, del de las 24 horas y de la aguja de hora local de forma simultánea sin afectar la marcha del conjunto del mecanismo.

Modelos

Patek Philippe Ref 5930-G-010

Este soberbio guardatiempos aúna por primera vez las funciones de hora universal con la de cronógrafo “flyback” con una elegancia indiscutible. Elaborado en oro blanco, sus generosos casi 40mm de diámetro de caja permiten una lectura clara de las indicaciones horarias. Mediante diferentes circunferencias concéntricas el viajero puede conocer de manera fácil y rápida las diferencias horarias que le separan de su destino final. El primer aro interior está dividido en 24 horas para identificar las horas nocturnas de las diurnas. El segundo aro, graduado, facilita la lectura de las indicaciones de la trotadora de los segundos del cronógrafo. Los dos últimos detallan los nombres de las ciudades clave. La esfera azul se completa con una exquisita decoración manual guilloché.

En cuanto a las funciones de cronógrafo, permite el control de intervalos cortos de tiempo pues dispone de un contador de 30 minutos en la subesfera de las seis y una manecilla central para los segundos. El pulsador en la posición de las dos acciona la puesta en marcha y la parada y el de las cuatro posibilita la función flyback que permite la vuelta a cero del contador e iniciando un nuevo cronometraje.

Si desviamos la atención al mecanismo, el fondo con cristal de zafiro permite contemplar la belleza del calibre CH 28-520 HU de carga automática con su particular volante Gyromax ajustable mediante tornillos y la espiral Spiromax que mejora el isocronismo. Este calibre ofrece una reserva de marcha de 55 horas y ostenta el exigente sello de calidad Patek Philippe.

Sus calibres

La manufactura Patek Philippe forma parte del elitista círculo de manufacturas que diseñan, desarrollan y manufacturan sus propios calibres. En su vasta colección de calibres dispone de unos movimientos base para otros tantos movimientos. Su savoir-faire le permiten crear calibres de carga manual, automática con rotor central o micro-rotor descentrado que dan energía a múltiples complicaciones como repetidores de minutos, calendarios anuales y perpetuos, escapes tourbillon o cronógrafos con función ratrapante.

Sello Patek-Philippe

Desde 2009 y tras décadas de certificar sus guardatiempos con el preciado Poinçon de Genève, Patek Philippe decidió dar un paso más en sus niveles de exigencia y crear su propio sello. Este nuevo marchamo es la evolución de una filosofía de calidad y excelencia que han constituido la esencia y sido el objetivo perseguido por Patek Philippe desde su fundación.

 

Criterio Global de calidad

A diferencia de otros certificados de calidad, el sello Patek Philippe satisface de manera explícita los principios y la filosofía que distinguen a Patek Philippe de las otras marcas de alta relojería. De hecho no es sino un reflejo del savoir-faire y de los valores fundacionales de la firma entre los que destacan tradición, calidad, oficio y exclusividad. Es un sello de calidad global y afecta a la totalidad de la producción independientemente del grado de complicación; la calidad global se refiere a todo el conjunto del reloj en sus aspectos técnico y estético.

 

Exigencia

Desde el punto de vista técnico, el sello Patek Philippe excede largamente las exigencias de las diferentes certificaciones y punzones existentes afectando a todo el conjunto del reloj incluyendo mecanismo, caja, esfera, agujas, brazaletes, pulsadores o cierres. El sello exige que tanto los movimientos y sus componentes como el resto del reloj se creen respetando todos los criterios cualitativos establecidos por la manufactura. Adicionalmente, la exigencia se extiende también a los materiales empleados incluyendo metales preciosos o piedras preciosas.

 

Pasión por la perfección

El reglamento del Sello Patek Philippe dispone de unos niveles de control muy estrictos que permiten verificar el cumplimiento de los diferentes requerimientos en cada etapa de fabricación. En el desarrollo y fabricación de los movimientos la prioridad más relevante es la precisión. Los intervalos aceptados en cualquier reloj de la firma (con calibre de diámetro superior a 20mm) se sitúan entre -3 y +2 segundos por día que supone una insuperable precisión del 99,997%. Adicionalmente, los diferentes elementos de los mecanismos se miman al mínimo detalle: se pulen y decoran cual piezas principales con acabados perfectos. El dominio único tanto de las tecnologías más punteras como del saber artesanal está garantizado por los numerosas inspecciones a las que es sometido cada garde-temps. El sello por tanto, aúna requisitos de precisión, funcionalidad y confort que convierten a cada reloj Patek Philippe en una obra maestra.

 

Compromiso

Es el único sello de calidad existente en el mundo de la relojería en el que se da cobertura de servicio durante toda la vida del reloj así como su mantenimiento y restauración, y la manufactura lo aplica desde 1839.

Unión Suiza & Patek Philippe

En pocas ocasiones se puede establecer una historia y una relación tan paralela como la que han mantenido a lo largo de casi un siglo Unión Suiza y Patek Philippe. Es extraordinario que un detallista pueda presumir de tener la misma antigüedad que Patek Philippe y este es el caso de Unión Suiza y de su saga familiar. Los orígenes se remontan a 1840, cuando Jaume Vendrell y Francisca Castellá establecen un comercio y taller de joyería en Barcelona, tan solo un año después de que Antoine Norbert de Patek y François Czapek fundaran en 1839 Patek, Czapek & Cie.

Unión Suiza es una marca de origen barcelonés, pero no es exagerado afirmar que la mitad de su corazón es suizo. El propio nombre de la marca lo indica y lo confirman hechos realmente extraordinarios como que la familia Vendrell construyera en Suiza, en la población de La-Chaux-de-Fonds, su propia manufactura relojera con más de 400 empleados.

Todos estos genes suizos no podía derivar de otra forma que en una estrecha relación entre Unión Suiza y Patek Philippe, la firma que ha liderado prácticamente desde su fundación la relojería mecánica del más alto nivel. Una historia tan longeva como la de Unión Suiza también comporta que resulte difícil establecer con precisión cuando se inicia la relación comercial entre Unión Suiza y Patek Philippe.

Si consultamos el término “Patek Philippe” en la hemeroteca de “La Vanguardia”, un auténtico tesoro de información histórica, la primera entrada que encontramos data del 18 de noviembre de 1928. Se trata de un imponente espacio publicitario de Unión Suiza en el que anuncia la inauguración de su establecimiento de Rambla de Catalunya. En él se destaca su especialización en la relojería suiza y las prestigiosas marcas que se ofrecerán en dicho establecimiento. La primera de ellas es Patek Philippe. Este protagonismo se reproducirá en todos los anuncios que Unión Suiza publicará a partir de entonces en este centenario medio de comunicación, en los que invariablemente Patek Philippe aparece como la marca más destacada.

Es por tanto lógico deducir que la relación comercial entre Unión Suiza y Patek Philippe se inicia durante la etapa de Carlos Vendrell Paradís, abuelo de la actual generación de los Vendrell y artífice del estrecho vinculo de la familia Vendrell entre Suiza y España. Carlos Vendrell fue quien estableció la manufactura de la familia en Suiza y probablemente también fue quién logró que las principales firmas suizas se distribuyeran a través de sus establecimientos. En consecuencia, también se puede afirmar que la relación entre Unión Suiza se inició antes incluso que los hermanos Jean y Charles Henri Stern tomaran las riendas de Patek Philippe.

Esta relación de privilegio entre Unión Suiza y Patek Philippe se ha mantenido y se ha fortalecido a lo largo de casi un siglo. Solo cabe visitar el imponente establecimiento de Unión Suiza en la Diagonal Barcelonesa para apreciar de inmediato el espacio dedicado en exclusiva a Patek Philippe, un entorno donde se reproducen todos los códigos estéticos de la firma ginebrina.

La discreción es un factor inherente a los valores de Unión Suiza y de Patek Philippe. Ninguna de las dos firmas nos confirmará las grandes piezas vendidas a relevantes personajes de la sociedad y a importantes coleccionistas, pero es seguro que una gran parte de los relojes icónicos de Patek Philippe que se han vendido en España han llegado a las manos de sus propietarios a través de Unión Suiza.

Son ya cuatro las generaciones que han transcurrido desde los tiempos de los hermanos Charles y Jean Stern y de Carlos Vendrell a los mandos de Patek Philippe y de Unión Suiza respectivamente. Este es otro de los factores fundamentales de encuentro entre ambas firmas; su condición de empresas familiares. Ello les permite mantener su total independencia y les otorga la capacidad de mantener su filosofía a lo largo de décadas sin estar supeditados a las exigencias de inversores externos, un condicionante que sufren la mayoría de empresas actuales.

Patek Philippe siempre se ha distinguido por su fidelidad con los detallistas históricos que han transmitido los valores de Patek Philippe a lo largo de décadas. Así es y así seguirá siendo de firme la relación entre Thierry Stern y los hermanos Lluís, Xavier, Cesar y David Vendrell, los últimos descendientes de sus sagas familiares y actuales cabezas visibles de estas dos históricas empresas relojeras.

Novedades

Novedades

Patek Philippe y el nuevo Calendario Perpetuo ref. 5236P-001

Desde sus inicios, Patek Philippe ha proporcionado cuantiosísimas muestras de su excelente dominio del arte relojero. Es sin duda el maestro de las grandes complicaciones y los calendarios perpetuos no son una excepción.

Patek Philippe cuenta en su colección actual con más de una veintena de modelos que incorporan esta complicación. Su dominio de la técnica y la estética permiten asimismo que se combine con maestría con otras exigentes complicaciones como el cronógrafo con función flyback, la repetición de minutos o el tourbillon.

Casi un siglo más tarde desde la creación en 1925 de su primer reloj de pulsera con calendario perpetuo, Patek Philippe eleva aún más el listón y presenta un nuevo modelo con una indicación del día de la semana, el día del mes y el mes del año totalmente inédita e innovadora. A diferencia de otros modelos que ofrecían dicha lectura en ventanas separadas o mediante manecillas, en el 5236P se muestran las tres indicaciones de forma digital y en línea. Esta originalidad requiere de un nuevo mecanismo de cuerda automático para el que se han presentado tres solicitudes de patente.

El modelo 5236P es una pieza exquisita y muy refinada gracias a su elegante caja con forma redonda fabricada en platino que protege a la esfera de color azul degradé negro con cepillado vertical.

Patek Philippe Calatrava “Clous de París” ref. 6119

El modelo Calatrava, símbolo non plus ultra de la elegancia, es quizás el reloj más emblemático de la firma ginebrina. Su nacimiento se remonta a la década de los años 30 cuando la escuela de arquitectura, diseño y arte Bauhaus inspiró su creación: “la forma de un objeto esta dictada por su función”. Las diferentes versiones presentadas a lo largo de su historia tienen un atributo común: la simplicidad depurada de su caja redonda. Ya sea en la versión con bisel guilloché “Clous de París” o con bisel plano o redondo, con esfera clásica o dotada de un pequeño toque técnico o equipando calibres de carga manual o automática, los modelos Calatrava se han erigido como la más pura esencia del clasicismo.

El nuevo modelo 6119 releva al anterior modelo 5119 aunque con importantes modificaciones. La caja se rediseña por completo aumentando su diámetro en tres milímetros respecto a su predecesor. Con unos muy contenidos 8,1mm de grosor y unas muy suaves líneas de las asas el nuevo Calatrava se ajusta perfectamente a todas las muñecas con una elegancia exquisita. En su bisel dos hileras concéntricas de guilloché “Clous de París” protegen al cristal de zafiro que deja entrever la belleza y sencillez de la esfera.

En el fondo de la caja, un gran cristal de zafiro permite contemplar los refinados acabados del nuevo calibre de carga manual 30-255 PS, laureado con el Sello Patek Philippe y que puede presumir de unos estándares de precisión inigualables. Gracias a sus dos barriletes montados en paralelo su reserva de marcha se estira hasta las 65 horas.

El nuevo Calatrava “Clous de París” se presenta en dos versiones: una con caja de oro rosa y esfera plateada graneada (6119R-001) y una segunda elaborada en oro blanco con esfera gris antracita y satinado vertical (6119G-001).

Patek Philippe presenta cuatro nuevas versiones de su icónico Nautilus

Una de las principales novedades presentadas por Patek Philippe para el presente año tiene como protagonista a su modelo más deportivo: el Nautilus. Un total de cuatro novedades amplían la colección de guardatiempos Nautilus donde el tono de la esfera y los materiales empleados cobran especial relevancia.

El primero de ellos es la versión en acero, el 5711/1A-014. Este modelo, con una preciosa esfera con tonalidad verde oliva soleil toma el relevo de su predecesor con esfera en color azul (5711/1A-010). El 5711 es uno de los modelos más deseados de la manufactura ginebrina y esta nueva versión está provocando el deleite de los aficionados y amantes de la firma. Dispone de corona roscada y fondo de cristal de zafiro que permite observar la sublimidad del calibre de carga automática Calibre 26‑330 S C y su masa oscilante en oro de 21 quilates. Sus medidas son 40mm de diámetro por 8,3mm de grosor y es hermético hasta los 120 metros de profundidad.

La segunda versión presentada (modelo 5711/1300A) mantiene idénticas medidas que el modelo que os acabamos de presentar: 40mm de diámetro por 8,3mm de grosor. Destaca por la armoniosa y perfecta combinación del uso del acero y diamantes. La bella esfera también en tono verde oliva y con efecto soleil se ve realzada por la hilera perimetral al bisel engastada con 32 diamantes Top Wesselton Pur tamaño baguette.

Fabricado en oro rosa, el modelo Nautilus Travel Time Cronógrafo referencia 5990/1 es una sublime pieza de alta relojería que aúna la estética indiscutible del modelo Nautilus con la excelencia técnica de la marca pues reúne tres funcionales complicaciones: un medidor de tiempos parciales con función flyback, doble huso horario y una indicación de la fecha por aguja, vinculada a la hora local. Sus medidas: 40,5mm de diámetro por 12,5mm de grosor.

La cuarta y última novedad se trata de una versión joya ideada para la muñeca femenina. La referencia 7118/1450R, de 35,2 mm de diámetro por 8,65mm de grosor está elaborada en oro rosa y todo el conjunto (esfera, bisel y brazalete) están engastados con un total de 2.553 diamantes de talla brillante (~12,69 qts) de calidad Top Wesselton Pur.

Patek Philippe renueva su colección Twenty~4

Concebida para la muñeca femenina, la colección Twenty~4 se presentó en el año 1999 con el propósito de convertirla en el símbolo de la elegancia para la mujer. Los relojes de esta colección son contemporáneos, dinámicos, atemporales y destinados a un público femenino joven y activo que quieren escribir su propia historia. El nombre de Twenty~4 invita a ser el perfecto acompañante para las 24 horas del día y en cualquier situación. Sus finas líneas de discreta armonía, sus dimensiones moderadas y sus múltiples combinaciones convierten al Twenty~4 en una exquisita y refinada pieza de relojería a la par que muy exclusiva.

Durante los años de vida de la colección fue enriqueciéndose con distintas versiones hasta llegar al 2018 cuando se unen modelos con caja redonda de 36mm y calibre automático.

Nuevas versiones para 2021
Este año 2021 la manufactura amplía la colección con unas novedades muy sugerentes. Se incorporan dos nuevas versiones para los modelos con cajas de configuración redonda y una para los modelos de caja rectangular. La colección se completa con modelos de alta joyería engastados de diamantes y con distintas combinaciones de metales nobles y calibres.

El modelo con caja rectangular tipo “manchette” (Ref. 4910/1201R-001) extiende su propuesta con una novedosa versión en oro rosa combinado con una esfera en tono marrón chocolate y con un hermoso efecto “soleil”. La esfera tiene aplicados dos guarismos árabes 6 y 12 en oro rosa y los índices horarios se proyectan hacia el centro del reloj con formas trapezoidales. En los flancos laterales de la caja se trazan dos finas líneas verticales engastadas con 34 diamantes Top Wesselton Pure de 0,57 quilates. Este modelo viene equipado con un mecanismo de cuarzo (Calibre E15) y con un brazalete en oro rosa con cierre desplegable.

En cuanto a la colección con caja redonda, se incorporan dos nuevas propuestas; la primera (Ref. 7300/1200A-011) con caja y brazalete en acero combinados con una esfera color verde oliva a la que se han aplicado numerales árabes en oro blanco de 18 quilates. La caja está finamente decorada con 160 diamantes Top Wesselton Pure de 0,77 quilates, engastados a mano. En su interior late un excelso calibre de cuerda automática calibre 324 S C con 217 componentes y masa oscilante en oro amarillo, todo ello visible gracias al cristal de zafiro en el reverso del reloj.

En la segunda versión (Ref. 7300/1200R-011) el acero es sustituido por el oro rosa que conjunta armoniosamente con una esfera dorada con efecto “soleil” sobre la que se aplican numerales árabes del mismo material de la caja y agujas también de oro rosa. Un anillo de dos hileras con 160 diamantes Top Wesselton Pure de 0,77 quilates engastados a mano se disponen refinadamente alrededor de la esfera. En su interior se alberga un calibre de carga automática 324 SC.

El calibre 324 SC: fusión de excelencia técnica y belleza
Otro de los múltiples atractivos de la nueva colección es la incorporación de un calibre de carga automática, el 324 SC que incorpora lo último en tecnología, como la espiral Spiromax o el volante Gyromax. Está laureado con el riguroso Sello Patek Philippe y ofrece una reserva de marcha de hasta 45 horas. Su profusa decoració así como el rotor central en oro amarillo de 21 quilates completan este excelso movimiento.

Un brazalete de excepción
Para el modelo más clásico de formas cuadradas el brazalete es una extensión del reloj mismo. Sus recios eslabones centrales parecen proyectar la esfera más allá de la caja. Los eslabones laterales son también otra exquisitez y están con doble moldura de gallones con pulido espejo. Dispone de un cierre desplegable y patentado perfectamente integrado en el brazalete. Está finamente decorado con la Cruz de Calatrava emblema de la marca desde sus orígenes.
La arquitectura para los modelos de caja redonda es muy similar con eslabones centrales y eslabones laterales de doble moldura rematados con un cierre tipo mariposa desplegable.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.