Siglo tras siglo, y gracias al espíritu innovador y al perfeccionismo de sus relojeros, Suiza se ha ganado un prestigio que nadie más posee. Maurice Lacroix se ha comprometido a mantener esta tradición y alto nivel de artesanía relojera. Durante más de 40 años, Maurice Lacroix ha fabricado sus relojes en sus modernos talleres de Saignelégier. Aquí convergen todos los factores necesarios para crear relojes de la mejor calidad: competencias en materia relojera, destreza artesana, dominio industrial, capacidad tecnológica y, por supuesto, un alto sentido de la calidad.

Siglo tras siglo, y gracias al espíritu innovador y al perfeccionismo de sus relojeros, Suiza se ha ganado un prestigio que nadie más posee. Maurice Lacroix se ha comprometido a mantener esta tradición y alto nivel de artesanía relojera. Durante más de 40 años, Maurice Lacroix ha fabricado sus relojes en sus modernos talleres de Saignelégier. Aquí convergen todos los factores necesarios para crear relojes de la mejor calidad: competencias en materia relojera, destreza artesana, dominio industrial, capacidad tecnológica y, por supuesto, un alto sentido de la calidad.

Showing all 9 results